Traductor

martes, 2 de junio de 2015

El esplendor de la cocina andalusí resucita en Noor

El nuevo restaurante de Paco Morales bucea en el pasado gastronómico cordobés...



Distintos caminos en su trayectoria profesional le llevaron al País Vasco (Mugaritz, Guggenheim), Girona (elBulli), Valencia (Hotel Ferrero), Madrid (Senzone, Al Trapo), Menorca (Torralbenc), Río de Janeiro (Alacena)… Con el premio al mejor cocinero joven y una estrella ganada que se quedó flotando en la galaxia de la aventura valenciana. Ahora, el cocinero andaluz Paco Morales (1981) ha vuelto a sus raíces, a Córdoba, para generar un proyecto de arqueología culinariaNoor. Un restaurante que abrirá en otoño y con nombre simbólico de luz que pondrá el foco en la cocina andalusí.


Paco Morales, en las obras de su restaurante cordobés.
En su barrio natal, con calles flanqueadas por naranjos, Morales anda inmerso en las obras de un establecimiento al cien por cien propio, en un terreno de sus padres (propietarios de Asador Nati, local de comida casera). Allí, adosado al futuro Noor, está su laboratorio, donde hierven ideas y recetas y cuyas cristaleras reproducen símbolos nazaríes, al igual que en el suelo y el techo del restaurante. En la azotea, se respirará el aroma de plantas y hierbas: jazmín, comino, alcarabea...

Plato de Paco Morales:Cordero asado en arena del desierto con 'cal' de yogur y falafel de guisantes.
Con ocho mesas y aforo de una veintena de personas, que contemplarán las labores de una cocina abierta a la sala, Noor se asemeja a un patio árabe. La entrada, tras un telón a modo de muro de medina, llevará a un espacio luminoso y a unos platos que pretenden “llevar luz a la boca”.
Naranja amarga, dátiles, almendras, agua de rosas, azafrán, aceite de argán, cilantro... son ingredientes clave. También mantequilla rancia de cabra, “sorprendentes productos del desierto: trufas, tubérculos, raíces...”. Y arena para asar cordero envuelto en una hoja de parra o de capuchina. Habrá vino e infusiones de hierbas y frutas para quienes no beban alcohol.


Cordero envuelto en hoja de capuchina y asado en arena del desierto. Técnica ancestral recuperada por Paco Morales.
Morales, que se preguntaba cómo rescatar las raíces de la gastronomía andaluza para ponerla en valor contemporáneo, ha encontrado “un filón” en el esplendor de la cocina andalusí. Pretende llevar a la mesa todo el crisol de influencias (romana, visigoda, nazarí, cristiana, musulmana, judía...) que Córdoba alimentó durante siglos. En esta labor cuenta con la ayuda documental de la cocinera e investigadora Rosa Tovar. Y en el asunto decorativo y arquitectónico cuenta con la dirección de José Ramón Tramoyeres (GGLab).
En las épocas de esplendor cordobés lucían su trabajo los mejores artesanos, y el cocinero quiere resucitar sus obras. Así, “la artesana ceramista Rosario Cabello está haciendo réplicas de vajillas del siglo X”. Otra parte de la vajilla serán formas orgánicas diseñadas por impresoras 3D, que el cocinero utiliza asimismo para trazar figuras alimenticias. Las cartas del menú estarán enteladas y con trazos reconocibles en la estética de la mezquita.
“Yo veo mi ciudad como si fuera extranjero. Vamos a ver y sentir Córdoba de una manera diferente”, invita el chef.Si quieres ver una demostración clíkc aquí en video.

Fuente el País.

Si te a gustado dedito arriba si te a encantado suscríbete y comenta compartiré contígo todas las recetas y datos de interés del El Fogón de la Comarca, muchas gracias y un saludooo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario